La nube es la base de la transformación digital. En el pasado, las empresas gastaron millones en la compra de servidores y la negociación de bienes raíces para centros de datos. Hoy en día, la nube es la tecnología más disruptiva y generadora de valor de nuestro tiempo.

Muchas empresas todavía optan por alquilar o construir centros de datos a gran escala, pero los centros de datos consumen mucha energía. Cuando se combinan estos espacios a nivel mundial, consumen casi la misma cantidad de electricidad que países como España. Y el número de centros de datos a gran escala sigue aumentando en un 14% cada año.

Sin embargo, al seleccionar un proveedor de nube pública consciente de su impacto ambiental y luego maximizar la ambición de sostenibilidad de operar en la nube, las empresas pueden mejorar significativamente la eficiencia energética.

De acuerdo con un análisis de Accenture, basado en su propia experiencia en el apoyo a migraciones sostenibles de Cloud para sus cientos de clientes a nivel mundial, el informe The Green Behind The Cloud señala cómo las compañías pueden obtener mayor valor de un uso respetuoso con el medioambiente y la actividad de los servicios de Cloud, sin importar en qué fase se encuentren. El estudio sugiere que las migraciones a la nube pública pueden reducir las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2) en 59 millones de toneladas por año, que es aproximadamente el equivalente a sacar 22 millones de automóviles de la carretera.

Además del significativo impacto medioambiental, las soluciones sostenibles de Cloud ofrecen beneficios financieros de hasta un 40% de ahorro en el costo total de propiedad de la nube pública, impulsado por una mayor flexibilidad, mejores tasas de utilización de los servidores y una infraestructura más eficiente en términos de energía.

El informe también señala que la sostenibilidad y los beneficios financieros de la migración a la nube varían en función de tres factores clave: el servidor de Cloud seleccionado, el nivel de ambición para la optimización de la nube y el nivel de innovaciones en materia de sostenibilidad. Para conocer más sobre el lado verde de la nube, puedes leer el estudio completo.