Incluso en tiempos normales, la gestión de las cadenas de suministro era ya un desafío importante; las capas de complejidad que habían evolucionado orgánicamente a menudo contribuían a la ineficiencia y aumentaban el riesgo. Pero la pandemia actual ha puesto de relieve estas dificultades, acentuando los límites de las cadenas de suministro en todas las industrias y regiones.

Está claro que, si estos desafíos deben abordarse de manera efectiva, esas capas de complejidad deberán reemplazarse con lo que en Capgemini llamamos “un modelo empresarial sin fricciones” (Frictionless Enterprise), un flujo de información sin interrupciones en toda la organización, incluida la colaboración entre socios y clientes, y proveedores, por supuesto.

La tecnología blockchain también desempeña un papel importante. Además de los desafíos habituales y las situaciones provocadas por el COVID-19, también están los problemas asociados con el cambio climático. Las presiones regulatorias y de los consumidores demandan cadenas de suministro más sostenibles. Como resultado, las grandes empresas están asumiendo grandes compromisos para descarbonizar sus actividades y hacer que sus cadenas de suministro sean más resilientes y sostenibles. Para lograr esto, necesitan mayor visibilidad, transparencia y control, de modo que reduzcan el riesgo en sus operaciones y protejan el valor de la marca. Estas son solo algunas de las cualidades inherentes al modelo de empresa sin fricciones.

Blockchain desempeña un papel clave en esta transformación, puesto que puede ayudar a las organizaciones a lograr confiabilidad y sostenibilidad en tres áreas principales:

  • Obtención de certificados: mejora la responsabilidad entre los participantes de la cadena de suministro, con la capacidad de recopilar certificados de sostenibilidad directamente de la fuente.
  • Cadena de suministro de nivel profundo: mejor conexión con proveedores de nivel profundo para mejorar la visibilidad y el control.
  • Seguimiento de carbono: permite la presentación de informes inalterables y a prueba de manipulaciones de las emisiones de carbono, incluido lo que se conoce como Alcance 3 (emisiones de carbono del proveedor).

Los beneficios son sustanciales, tanto ambiental como socialmente. También son importantes en términos comerciales. Por ejemplo, la organización Business for Social Responsibility (BSR) sugiere que los proveedores que estén reduciendo su huella de carbono podrían ser recompensados ​​a través de programas de financiación de la cadena de suministro sostenible y podrían acceder a mejores condiciones de financiación.

Desde los desafíos perennes de la cadena de suministro, de las crecientes necesidades originadas por el COVID-19 y de la sostenibilidad a largo plazo, es importante considerar hasta qué punto se puede utilizar la tecnología blockchain para superarlos y crear modelos de cadena de suministro más confiables y sostenibles.

Para saber más, visítanos en https://www.capgemini.com/article/sustainability-the-role-of-technology-and-of-blockchain/ o escríbenos a [email protected] y uno de nuestros expertos se pondrá en contacto contigo.