La extensión del mandato para la facturación electrónica en México crea nuevas presiones a la industria maquiladora del país

La extensión del mandato para la facturación electrónica en México crea nuevas presiones a la industria maquiladora del país