Antes de migrar, homologa tu base de datos

 

Al comenzar el año, expusimos un panorama acerca de tres asuntos que las empresas usuarias del ERP de SAP deben tener muy presentes de aquí a 2027. El motivo es la decisión que se tomó en Alemania de limitar el uso del nuevo sistema S/4 HANA solo en combinación con la base de datos HANA. En una entrega anterior, comentamos acerca de la infraestructura, en este artículo hablaremos acerca de la base de datos.

La tendencia de la industria

En sus orígenes, los fabricantes de suites de negocios ERP ofrecían sus productos con la etiqueta del “agnosticismo”: una empresa podía utilizar un cierto ERP con la base de datos tipo equis y otra, el mismo ERP con la base de datos zeta. En principio, ambas configuraciones proporcionarían los mismos resultados. Pero esa situación se ha modificado a raíz de tres fenómenos.

En primer lugar, está el espectacular crecimiento de la cantidad de datos puntuales que una empresa puede recopilar. La propagación en el uso del internet, no solo en escritorios sino en dispositivos móviles, ha multiplicado los medios y motivos en los que se pueden recoger datos.

Recabar datos tiene poco provecho si no se pueden procesar adecuadamente. Los datos “en crudo” no sirven de nada a las decisiones de negocio. Aquí es donde entra en juego el segundo fenómeno, la arquitectura hiperconvergente (véase nuestro texto). Esta configuración facilita a más usuarios multiplicar sus capacidades de cómputo sin incurrir en grandes inversiones en infraestructura. Gracias a la hiperconvergencia, los fabricantes de ERPs y de bases de datos han encontrado un mercado potencial en el desarrollo de arquitecturas específicas de hardware, para hacer que los usuarios se amarren a una sola marca. En consecuencia, tienden a limitar por diferentes vías que sus productos se usen en combinación con los de sus competidores.

El tercer fenómeno es la consolidación del concepto de “la nube”. La nube propicia que los fabricantes de software ofrezcan sus soluciones (ERP, base de datos, CRM, etc.) bajo el esquema SaaS. La empresa alquila el derecho de usar las diferentes soluciones, en lugar de adquirir la licencia de uso de la aplicación e instalarla en equipos de cuya adquisición, mantenimiento y eventual sustitución se tiene que hacer responsable.

La conjunción de estos tres fenómenos ha dejado atrás el ideal del “agnosticismo”, al menos en lo que toca a las tres principales opciones, SAP, Microsoft y Oracle (poco probable en la perspectiva aparezca un nuevo ERP en escena). Años atrás, Oracle adquirió Sun Microsystems como parte de su estrategia de ofrecer servicios de nube. Microsoft, que tiene una posición destacada entre los proveedores de nube, solo permitirá el binomio SQL Server más ERP de SAP en la nube si el usuario hospeda su combinación en el servicio Azure de Microsoft.

La opción única

Para todo fin práctico, tarde o temprano hay que decidir si el ERP se homologa con la base de datos o si se muda la información a una base de datos del fabricante del ERP. Solo para no dejar la cuestión en el aire, mencionamos en breve los cuatro argumentos de SAP a favor de la homologación: uno, mayor rapidez en el deployment (instalación y puesta a punto del sistema); dos, un mejor desempeño del sistema; tres, menor necesidad de solicitar atención a los especialistas de SAP, y cuatro, menores costos y tiempos al momento de hacer escalaciones.

Sin embargo, en la situación actual de SAP, que está introduciendo una nueva versión de su ERP, la homologación también significa para sus usuarios la adopción de la base de datos HANA. ¿En qué momento? Incluimos aquí una tabla con las fechas en las que SAP cesará de dar soporte a los diferentes tipos.

Fabricante Base de datos Fin del soporte
IBM DB6 10.5 2020
DB6 11.1 / 11.5 2023
Oracle Oracle 12c 2020
Oracle 18c/19c 2023
Microsoft MSSQL 2012 2022
MSSQL 2014 2024
MSSQL 2016 2026
MSSQL 2017 2027
MSSQL 2019 2029
SAP SAP HANA 1.0 2021
SAP ASE 16 2025

 

El momento de migrar

De lo anterior se desprende en general que el lapso prudente en el que las empresas deberán migrar su información a una base de datos HANA está entre el momento actual y los inicios de 2026. ¿Cómo saber cuál es el momento más indicado? Para saberlo, la empresa tiene que realizar un proceso de autoevaluación.

En AK Consulting hemos colaborado numerosas ocasiones en estos ejercicios introspectivos. De manera esquemática, seguimos un proceso en cuatro fases que van de lo general a lo particular.

  • Descubrimiento. Al margen de los sistemas, la empresa debe tener bien identificados su manera de operar, los recursos que emplea y qué otros elementos tienen a su disposición.
  • La empresa. En este punto se examinan los procesos de TI, para conocer el grado de madurez y solidez de la operación, su alineamiento con la estrategia que la empresa tiene y la forma en la que las tecnologías de la información contribuyen (o se espera que contribuyan) al desempeño global. Al mismo tiempo se debe hacer una evaluación que revele con razonable aproximación la magnitud de los recursos financieros disponibles.
  • Evaluación. Examina el estado en el que se encuentra el sistema de TI, desde todos los puntos de vista. Toma en cuenta el estado físico de la infraestructura (o su equivalente si es un sistema en la nube), su grado de desviación respecto del estándar que representa la mejor práctica, la calidad de los diferentes tipos de datos maestros y las características intrínsecas de la vertical en la que se opera (farmacéutica, retail, banca, etc.).
  • Resultados. Constituye un plan de acción donde ya se determina el camino a seguir, sea una conversión (o brownfield) o una reimplementación (greenfield),

Los sistemas de ERP son herramientas que ofrecen un amplio potencial para conducir los procesos de negocio. Por necesidad, son sistemas complejos. Conocerlos a fondo en todas sus características es una materia de especialista. Por eso es por lo que obtener la asesoría de un experto es el camino más acertado para que una empresa resuelva la cuestión fundamental en torno al momento indicado para hacer su migración.

En AK Consulting tenemos ya diez años de experiencia en resolver las complejidades al evaluar diferentes escenarios.